4 de Febrero: Día Mundial Contra el Cáncer


El 4 de febrero de 2017, se celebra el Día Mundial Contra el Cáncer y, en Asidom, hemos querido recopilar la suficiente información para entender mejor esta enfermedad, sus síntomas, tratamientos y pronóstico.


El cáncer es el nombre común que recibe un conjunto de enfermedades relacionadas, en las que se observa un proceso descontrolado en la división de las células del cuerpo. Puede manifestarse en una zona localizada y diseminarse a otros tejidos circundantes. Se conocen más de 200 tipos diferentes de cáncer, los más comunes son de piel, pulmón, mama y colorrectal.


La malignidad de esta enfermedad es variable, según la agresividad de sus células y demás características biológicas de cada tipo tumoral. En general, el comportamiento de las células cancerosas se caracteriza por carecer de control reproductivo que requiere su función original, perdiendo así sus características primitivas y, a su vez, adquiriendo otras que no le corresponden, como la capacidad de invadir de forma progresiva y por distintas vías a órganos próximos (metástasis), con crecimiento y división más allá de los límites normales del órgano, diseminándose por el organismo fundamentalmente a través del sistema linfático y el sistema circulatorio, ocasionando el crecimiento de nuevos tumores en otras partes del cuerpo alejadas de su localización original.


Clasificación

El cáncer se clasifica según el tejido a partir del cual las células cancerosas se originan. El diagnóstico está, en gran medida, influenciado por el tipo de tumor y la extensión de la enfermedad.
La valoración de la biopsia no sólo permite determinar si la lesión es un cáncer o no, sino que, estudiándola al microscopio, permite conocer las células que la componen, este proceso se denomina estudio anatomopatológico.
Este estudio permite etiquetar y saber cuál o cuáles son los tejidos y células de las que proviene el tumor, y cuáles son sus características.
Existen una serie de alteraciones benignas y/o premalignas de las células:
  • Hiperlapsia: incremento en el número de células de un tejido en un área específica. El resultado es el aumento de tamaño del órgano
  • Metalapsia: sustitución de un tipo de célula por otra. Con el tiempo puede aparecer una diplasia sobre estas células fuera de lugar
  • Diplasia: desarrollo anormal del tejido, debido a un crecimiento de células alteradas. Si se deja sin tratamiento, en algunos casos, puede evolucionar a un cáncer

Algunos de los términos aplicados a los tipos de cáncer más comunes son:
  • Carcicoma: el tumor se origina en la capa que recibe los órganos, llamado células epiteliales. Aproximadamente, el 80% de los tumores cancerosos son carcicomas. Existen dos tipos:
    • Adenocarcioma, pueden presentarse inicialmente en forma de adenoma, un tumor glandular benigno
    • De las células cancerosas, se manifiesta en las células escamosas, que son células delgadas y planas halladas en el tejido que forma la superficie de la piel, el revestimiento de los órganos huecos del cuerpo y el de los aparatos respiratorio y digestivo.
  • Sarcoma: se trata de un tumor maligno que se origina en los tejidos conectivos, tales como los cartílagos, la grasa, los músculos o los huesos. Derivan del tejido mesodermo. Dependiendo de la célula que la origina, pueden recibir diferentes nombres, siendo los más conocidos:
    • Osteosarcoma, sarcoma que deriva del hueso
    • Liposarcoma, sarcoma que deriva de la grasa
    • Condrosarcoma, sarcoma que deriva del cartílago
    • Angiosarcoma, sarcoma que deriva de los vasos sanguíneos
  • Leucemia: popularmente conocido como cáncer de la sangre. Las personas con leucemia presentan un aumento notable en los niveles de glóbulos blancos o leucocitos, que son las células presentes en la sangre. En este caso no existe tumoración, afecta a la sangre y la médula ósea, dónde se originan las células  sanguíneas. Se puede clasificar en función del tipo de célula alterada:
    • Leucemia mieloide
    • Leucemia linfoide
  • Linfoma: localizado en el sistema linfático, el cual es una red de ganglios y vasos finos que se esparce por todo el cuerpo, su función, como la de los leucocitos, es combatir las infecciones. El linfoma afecta a los glóbulos blancos o leucocitos, citados anteriormente.

Incidencia de tumores en España


Algo menos común es la clasificación de los cánceres según su grado. La anormalidad de las células en cuanto a rodear tejidos normales determina el grado de cáncer:
  • Grado 1: células bien distinguidas con anormalidad ligera
  • Grado 2: células mal distinguidas y ligeramente más anormales
  • Grado 3: células mal distinguidas y muy anormales
  • Grado 4: células inmaduras, primitivas y no diferenciadas

Fases de la Enfermedad

El estadio o fase se refiere a la extensión del cáncer, es decir, qué tan grande es el tumor y si se ha extendido. Hay muchos sistemas de estatificación, la mayoría incluyen información acerca de:
  • Ubicación, tamaño y grado del tumor
  • Tipo de células
  • Si el cáncer se ha diseminado a los ganglios linfáticos cercanos o a una parte diferente del cuerpo
La duración de los proceso depende de la edad del enfermo y oscila entre meses y décadas.
  • Lo primero que ocurre son los cambios celulares, que producen la multiplicación descontrolada y capacidad de invasión de las células. Es la etapa más larga de la enfermedad y se denomina fase de introducción. Puede durar hasta 30 años.
  • La segunda etapa se denomina fase in situ, se caracteriza por la existencia de la lesión cancerosa microscópica localizada en el tejido dónde se ha originad. No aparecen todavía los síntomas o molestias en el paciente. En adultos puede durar de 5 a 10 años, dependiendo del tipo de cáncer
  • Posteriormente, la lesión comienza a extenderse fuera de su localización de origen e invade tejidos u órganos adyacentes. Estamos ante la fase de invasión local. La aparición de síntomas depende del tipo de cáncer, su crecimiento y localización. En la edad adulta dura entre 1 y 5 años.
  • Por último, la enfermedad se disemina fuera de su lugar de origen, apareciendo lesiones tumorales a distancia denominadas metástasis. Es la etapa de invasión a distancia. La sintomatología que se presenta puede ser compleja, dependiendo, una vez más del tipo de tumor, su localización y la extensión de la metástasis.

Tratamiento

Una vez detectado, su tratamiento se trata de la combinación apropiada de cirugía, quimioterapia y radioterapia, dependiendo del tipo, localización y etapa o estado en el que se encuentre la enfermedad. En los últimos años se ha producido un significativo progreso en el desarrollo de medicamentos que actúan en anormalidades moleculares de ciertos tumores, y minimizan el daño de las células normales.


Existen otro tipo de tratamientos que también se emplean, aunque con menor frecuencia. Generalmente, están indicados en tumores o circunstancias de la enfermedad muy concretas.
  • Hormonoterapia, se emplea en aquellos tumores que crecen por el estímulo de alguna hormona, denominados hormono-dependientes. Los más representativos son el de mama y el de próstata. La hormonoterapia consiste en el empleo de determinadas hormonas para detener o disminuir el crecimiento del tumor.
  • Inmunoterapia: consiste en utilizar el sistema de defensa o sistema inmune para destruir las células tumorales. Esto se consigue bien estimulando el propio sistema inmune, o bien introduciendo sustancias elaboradas en un laboratorio en el organismo. Se reducirá la dosis de radiación en los tejidos normales.
  • Radioterapia Esterotáxica: se administra, de forma muy precisa, en altas dosis de radiación en zonas muy localizadas. Se suele emplear para el tratamiento de pequeños tumores cerebrales.
  • Radioterapia Intraoperatoria: consiste en la administración de la radiación durante la misma cirugía, directamente en la zona del tumor. Se emplea en el tratamiento de tumores abdominales.
  • Cirugía con láser: consiste en la emisión de un rayo de luz muy potente y focalizado, que permite la destrucción del tumor. Se emplea en el tratamiento de lesiones premalignas o como tratamiento paliativo en algunos tumores.
  • Crioterapia: ayuda a destruir el tumor usando el frío, empleando nitrógeno líquido. Generalmente, se emplea en el tratamiento de lesiones premalignas o en el tratamiento de algunos tumores en fases muy localizadas

¡Juntos somos capaces de todo! Luchemos codo con codo para su investigación

Comentarios